La Utopía de María Pagés

Por Rocío Pastor Eugenio.

María Pagés dirige y crea su Utopía. El Teatro Español de Madrid, bajo la dirección de Mario Gas, es el escenario que ha elegido para representarla junto a su compañía de baile.

En el cartel se deja entrever cómo la bata de cola vuela al viento en un espacio atemporal que el rojo de su vestido rompe con fuerza, María representa hasta el 30 de diciembreUtopía.

                                       Imagen de Utopía por David Ruano.

 

Ayer asistí al estreno de Utopía. Una sucesión de escenas que alternan, combinan y fusionan diferentes ritmos, expresiones musicales, corporales y formas de transmitir el arte: Diálogo; Tiempo roto; Conciencia y deseo; Vamos juntos, compañero; Camino Rojo; Es ahí donde quiero ir y Elevación son las escenas que una a una se representan sobre las tablas.

Los tacones marcan el ritmo de una música que cala bien hondo. Las letras de Benedetti, Baudelaire, Cervantes, Machado, Larbi El Harti, Neruda, Lebaniegos y Marcelo Diniz, son recitadas bajo la voz y el quejío de Ana Ramón Ismael De la Rosa.La música original, en directo, ayuda al espectador a transportarse a otro mundo, a un futuro mejor, a una utopía propia creada a base de ternura. Los culpables: el guitarrista Rubén Lebaniegos y el cantautor brasileño Fred Martins, la guitarra de José Carrillo Fyty, el violonchelo de Sergio Menem y la percusión de Chema Uriarte.

La utopía de Pagés se presenta como el “buen lugar”. Una poesía que reclama un mundo mejor y que enseña que es posible dejar atrás el gris para alzar el vuelo hacia la libertad.

Bajo una estética conceptual, elegante y cercana, María construye imágenes bellas y naturales. Sus movimientos, perfectos, exigen una sociedad armoniosa en la que el ser humano sea el referente bajo todo lo bueno que puede llegar a ser.

El cuerpo de baile que la acompaña está formado por excelentes profesionales que dominan la escena bañándola de total sentido y gracia. Tengo el deber de citar sus nombres:  Isabel Rodríguez, Eva Varela, María Vega, José Barrios, José Antonio Jurado, Paco Berbel y Rubén Puertas.

Bajo la hermosura presentada, fluyen los bailaores como el agua en coreografías cargadas de significado con un mensaje claro: “Buscar la luz en una noche sin estrellas”.

En un espectáculo cargado de sensaciones, las diagonales creadas por el cuerpo de baile en perfecta sincronía dejan paso a la luz que irradia Pagés sobre el escenario. El ojo del espectador se enamora ante las figuras de sal que crea jugando, sinuosa, con la cálida iluminación.

En la historia que narra, la garra, el temple, la gracia, la agilidad y la templanza se alternan dando paso a  formas orgánicas, con movimiento que evocan en cariñoso guiño a su buen amigo, el arquitecto Oscar Niemeyer, con quien compartió largos encuentros en Copacabana y que feliz, retrata en Utopía.

El baile como transmisor de la ética para poder crear un mundo mejor en el que los sentimientos sean la única verdad. La pureza del corazón y lo humano como premisas básicas.

La naturaleza, lo curvilíneo y las palabras del arquitecto como base: ““No es la línea recta la que me atrae, dura, inflexible, creada por el hombre. La que me atrae es la curva libre y sensual. La curva que encuentro en las montañas de mi país, en la sinuosidad de sus ríos, en las olas del mar, en las nubes del cielo, en el cuerpo de mi mujer”.

La forma en que María tornea su cuerpo pasando de la elegancia, del concepto a la danza que sale de las entrañas y mueve la energía que hay sobre la escena y debajo de ella. Sólo su presencia intimida, sus expresiones seducen y convencen.

Un guiño, como el que ha realizado la revista ‘Time’, que pone como protagonistas a todos aquellos que han protagonizado este año 2011, luchando por la esperanza de un mundo mejor en el por fin los seres humanos puedan llegar a vivir en paz y ser hermanos.

Entre tanto, el público que durante el espectáculo no podía dejar de susurrar: “Es impresionante”. No duda en ponerse en pie al finalizar la obra y regalar un careo bajos ritmos brasileros con la compañía.

Como una bruja de esas que arreglan el mundo, María baila a la luna cual flor que crece al cielo y consigue, erguida, alzar el vuelo hacía la libertad.

Es una maravilla. Una líder. Y no tengo más que decir.

Más Información

www.teatroespanol.es

www.mariapages.com

4 Respuestas a “La Utopía de María Pagés

  1. Me gustaria conocer a womanword y decirle que me va a llevar a la ruina, cada articulo que leo suyo,espectaculo que voy a ver y es impresionante que no falla en su crítica,en la forma que tiene de transmitir y no puedo resistirme.Lo que más me impactó fué la sincronía,escuchar el taconeo de ocho personas como si de una sola se tratara…y ese baile final de MARIA vestida de LUNA frente a la luna que tanto me hipnotiza, volando lejos cual alondra…!OLE EL TRABAJO BIEN HECHO!

    Me gusta

  2. Esfuerzo, trabajo, expresión,comunicación, belleza, color, sensibilidad, fuerza, silencios, palabras en los brazos y algún ingrediente que olvido incluir en la marmita del escenario para convertir el acto en arte.

    Me gusta

  3. Siempre leo los artículos de WOMANWORD, pero los de teatro me gustan especialmente, es una pena que no pueda ir a más al teatro, pero gracias a está revista digital puedo empaparme un poco de todo ese arte. Gracias!!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s