*

International Lifestyle Magazine by Rocío Pastor Eugenio ® ©

Luces de Bohemia

1

Por Rocío Pastor Eugenio. 

Con un reparto de excepción encabezado por Gonzalo de Castro como Max Estrella, Miguel Rellán, como creador de espectaculares secundarios y Enric Benavent en el papel de Don Latino, en la majestuosa sala principal del Teatro María Guerrero de Madrid, del Centro Dramático Nacional, acoge desde el 20 de enero y hasta el 25 de marzo, una obra atemporal, realista y culta: Luces de Bohemia, de  Ramón María del Valle-Inclán y dirigida por Lluís Homar, sobre una escenografía de excepción, en la que los libros conforman infinitas paredes.

Luces de Bohemia

Luces de Bohemia

El esperpento como género literario. Con un lenguaje cultivado y reflejo de la vida en Madrid, con sus barrios y sus habitantes deshechos, los gatos de esta obra se expresan con chulería, galantería, picardía, acierto y vivacidad.

En la escena, la música en directo de Luis Prado y Sergio Gómez, alternan su poesía con el diálogo y el soporte audiovisual en el que el texto de Valle-Inclán, sitúa la escena.

Ésta obra, publicada en 1920, retrata una realidad social en la que el poder abusa del pueblo y el pueblo dividido, lucha contra la opresión y contra la dura rutina a la que sobrevive a duras penas.

Valle-Inclán utilizó el teatro como medio de comunicación mediante el que dar a conocer una realidad al pueblo, como forma de adoctrinar, cultivar y reflejar unos días grises en los que la esperanza era (y como hoy, es) un bien necesario y escaso para poder salir adelante. Con Luces de Bohemia, quiso conseguir un cambio, una mejora y una conciencia.

Hoy, mientras la misma situación de hace casi un siglo, se repite con los mismos acordes, ésta realidad deformada, este esperpento, como las pinturas de Goya, vuelve con fuerza a las tablas para, de nuevo, enfrentar al pueblo adormecido al espejo.

Se critica con ella la tortura, la incompetencia del poder, la alienación del pueblo, el castigo al talento y a la cultura, al libre pensamiento y se retrata la opresión del poder y de los medios de comunicación.

Igual que hoy, las mismas frases escritas por el autor se repiten en la calle: “En España, el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser un sin vergüenza”.

Casi un siglo en el que nuestro país, no ha evolucionado, en el que “se defiende el comercio que nos chupa la sangre”, un país en el que se castiga la cultura obligando al desempleo, al exilio y al trabajo sin remunerar y sin cotizar.

Se degrada, cada día con menos tapujos, una lucha social que, con vidas de por medio, luchó para que hoy pudiésemos formarnos y tener una vida digna y no para permitir que los poderosos, a los que el pueblo les ha dado el poder, acaben con los derechos de los ciudadanos.

Hoy, como en la España que refleja la obra, las calles arden con aquellos que se niegan a agachar la cabeza y taparse los ojos ante el abuso. Hoy, como entonces, los medios de comunicación se venden al poder del dinero y no constatan cómo los ciudadanos, hastiados, aún luchan por recordar y hacer saber a quienes se han rendido, que tenemos unos derechos y que los que nos gobiernan están ahí bajo nuestro yugo.

España como “tragedia, la civilización más grotesca de Europa”, atrasada, vendida a los incompetentes. España como parodia en la que el gris llena nuestras vidas y el hambre y la miseria vuelven a reinar.

Luces de Bohemia nos devuelve un teatro clásico y necesario. Una reivindicación. Unos derechos. Una conciencia.

Hoy escribo así mi crítica, ensalzando ésta gran obra representada gracias al buen trabajo interpretativo de sus actores y actrices, y reivindicando los derechos que nos corresponden mediante la lucha contra el abuso que día a día los políticos españoles llevan a cabo contra todos nosotros porque, aunque hoy en día aún “las letras no dan para comer”, como dijo Max Estrella, “soy un poeta y tengo derecho al alfabeto”.

Más Información

Teatro María Guerrero

20 de enero a 25 de marzo de 2012

Martes a sábados a las 20.00 horas

Domingos a las 19.00 horas

Duración: 2 hora 20 minutos, sin intermedio.

FICHA TÉCNICA Y ARTÍSTICA

Dirección
Lluís Homar

Dramaturgia y composición musical
Xavier Albertí

Escenografía y vestuario
Lluc Castells

Iluminación
Albert Faura

Diseño de sonido
Roc Mateu

Caracterización
Cecile Kretschmar

Movimiento escénico
Óscar Valsecchi

Producción
Centro Dramático Nacional

Reparto (por orden alfabético)
Fernando Albizu
Enric Benavent
Ángel Burgos
Jorge Bosch
Jorge Calvo
Gonzalo de Castro
Javi Coll
Mariana Cordero
Gonzalo Cunill
José Ángel Egido
Rubén de Eguía
Sergio Gómez
Adrian Lamana
Jorge Merino
Nerea Moreno
Isabel Ordaz
Luis Prado
Miguel Rellán
Marina Salas

Share.

1 comentario

  1. que obra tan buena de Valle Inclán, no solo me fascina la creación del género esperpento sino la crítica de la España del principios del XX.

Leave A Reply